Blogia
muchorusoenrusia

musica

ROCK & COMIC

ROCK & COMIC El mundo del rock y el cómic, siempre han gozado de una seria y sincera amistad. Yo mismo puedo dar buena fe de ello, no sólo por que lo pueda corroborar en mis propias carnes, sino por que buena parte de mis amigos rockanroleros son a la par también entusiastas lectores de tebeos. Otro ejemplo, lo podríamos ver reflejado en cualquier certamen dedicado al cómic, pongamos el caso del Saló, donde encontraremos gran cantidad de aficionados buscadores de novedades o de ejemplares descatalogados, luciendo con orgullo camisetas de diversas formaciones rockeras.

La relación siempre ha sido bilateral, rockeros metidos a dibujantes o solicitando la colaboración de estos o por el contrario dibujantes metidos a rockeros, ejemplos de ellos son las portadas que diversos autores han dedicado a aquellas formaciones que se lo han solicitado, desde aquella mítica portada del "Cheap Thrills" de Janice Joplin, dibujada (y de qué manera) por un entonces emergente Robert Crumb, actividad que hoy en día no ha abandonado, ya que si no dedica su tiempo a decorar discos para rockeros, si que lo hace para clásicos bluesman's. Al norteamericano Charles Burns también se le encargó la portada del LP "Brick by brick" de Iggy Pop, con un resultado más que satisfactorio. La relación entre Burns y el rock no ha quedado sólo en la citada portada para el disco de La Iguana, también ha retratado a diferentes rockeros en un libro de ilustraciones del que tan sólo he podido ver algunas obras fuera de la publicación, por lo que agradecería que si alguien supiese el titulo del libro que recoge las ilustraciones me lo hiciera saber.

A nivel español, tampoco existe ninguna divergencia con lo antes explicado. El mallorquín Max ha realizado portadas para varias formaciones musicales, amén de la adaptación al papel de la canción "El canto del gallo" de Radio Futura y alguna animación para video clips de los mismos. El leonés Miguel Ángel Martín ha sido un estrecho colaborador del sello discográfico Subterfuge, para el que no sólo ha dedicado portadas sino también varias campañas publicitarias, incluyendo el logo de la empresa.

Por otro lado, ayer mismo llegaba un mensaje a este blog en el que se me informaba que el dibujante Thomas Ott, tiene un grupo de rock llamado Beelzebu.

Los mismos músicos, o sus discográficas, han sabido sacar buena tajada de esta estrecha relación rock-cómic, y aprovechando que sus seguidores son potenciales consumidores de ambos géneros no han dudado en publicar series dedicadas a diversas formaciones. En una ocasión me comentaron que Bon Jovi tenia una serie en formato comic-book con la citada formación como protagonista. Aunque quienes más se han sabido aprovechar de ello son los norteamericanos Kiss, que a ellos todo lo que sea merchandisin y negocio rockero no se les escapa de las manos, vivo ejemplo de ello es la serie editada por Marvel en la que aparecen sus cuatro componentes convertidos en auténticos superhéroes al mismo estilo que Spiderman o La Patrulla X, y luchando en algunas ocasiones contra enemigos comunes. Si les interesa la serie de comic-books dedicada a los Kiss, pásense por este más que interesante reportaje que han realizado los muchachos de La factoría del ritmo.

Yo de momento me marcho a escuchar aquella canción de la Banda Trapera Del Río, que a golpe de punk decía aquello de "-...y yo tranquilo con cómics y cigarrillos".
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

TOP TEN

TOP TEN Miren, hoy es uno de esos días en los que me miro el ombligo y me da por reírme, vamos que no tengo ganas de complicarme mucho y sacarles temas que en el fondo tan sólo me interesan a mi, así que como ya hice hace unos pocos días, les dejaré una de esas odiosas listas que siempre quedan cojas, abierta e incompletas. La de hoy las dedico a mis cinco discos más importantes.

1- LONDON CALLING (THE CLASH). Miren que me hacia gracia hablar de The Clash para así tener la excusa de colgar una foto de estos ingleses. Del resto de discos que les dejaré caer más adelante, seguro que mañana los habría variado todos, pero este seguro que permanecería en el número uno. Seguramente en también el disco que más veces he escuchado y del que nunca me aburre ni encuentro una excusa para no ponerlo en el tocadiscos. Genial de principio a fin, de los primeros acordes a golpe de bajo del tema que da nombre al disco hasta "Train in vain". The Clash eran Punks con actitud, por que el rock es eso, actitud, Sex Pistols a su lado no eran más que unos farsantes... y me quedo tan ancho.

2- ROCK&ROLL ANIMAL (LOU REED). Pocos discos ganan tanta fuerza sonando en directo como este trabajo de la época más salvaje de Reed. No les discutiré que Berlin (quizás) sea su mejor obra, pero la fuerza que recoge este directo está a años luz de asemejársele. "Sweet Jane" suena sublime, "White light/White heat" lo mismo. Imprescindible.

3- WISH YOU WERE HERE (PINK FLOYD). Ahora que ningún moderno de gafas de pasta negra y bono de temporada en FIB, se dedica a recordar que Pink Floyd ha sido una de las formaciones más importantes de la historia de Rock&Roll, para sustituir su audición por otras insignificantes y ridículas grabaciones ya me dedico yo a reivindicarlo quizás también como la mejor obra de los Floyd.

4- HUNKY DORY (DAVID BOWIE). Quizás sea el disco que más me cueste incluir en esta lista, no por que no esté convencido de que tenga que aparecer aquí, sino por que es difícil escoger un sólo disco de todos los editados por Bowie, finalmente me he decantado por esta obra ya que incluye el tema "Life on Mars?" una de las mejores composiciones que Bowie ha realizado nunca, el conjunto de la obra, quizás quede relativizado al lado de "Ziggy Stardust..." pero miren, le tengo especial cariño a esta canción.

5- THE BEST BAND YOU NEVER HEARD IN YOUR LIFE (FRANK ZAPPA). Me resulta imposible acabar una lista de los mejores discos sin incluir uno de Zappa, seguramente este resulte inferior a otras obras suyas como "Freak Out" o "Joe's Garage" pero también es el disco de Zappa que más veces habré oído, quizás por que sea también el más accesible o por que incluya aquella excelente versión de "Stairway to heaven" de los Zeppelin, con el solo de guitarra de Page interpretado por una sección de viento, estas locuras sólo se le podían ocurría a Frank Zappa, y eso le convierte en uno de los mejores músicos del siglo XX.

Si, ya lo sé, no están ni Pixies, ni Smiths, ni Joy Division, ni Fugazy... ni ningún grupo español (el primer puesto sería para Paralisis permanente) así que otro día les dejo caer unos pocos más, de momento acepto cualquier propuesta o lista de discos.

LA FRAGILIDAD DEL COLECCIONISTA

LA FRAGILIDAD DEL COLECCIONISTA Si ustedes son aficionados a escuchar música, más allá de disfrutar de perecederos himnos veraniegos, sino ávidos de interés por descubrir formaciones o estilos musicales que irremediablemente les llevará tarde o temprano al coleccionismo y/o acumulación de material musical por todas las estanterías de la casa junto con demás fetiches, ya sean entradas de conciertos o revistas musicales por poner algún ejemplo y seguramente dedican buena parte de su tiempo a desempolvar viejas glorias en tiendas que tan sólo cree uno conocer, para así encontrar aquel vinilo que faltaba y comprobar cómo en su cerebro se desencadena una curiosa reacción química de endorfinas que por unos momentos le invitan a levitar. Si todo esto lo han experimentado en alguna ocasión, seguramente se habrán interesado por una película llamada "Alta Fidelidad", dirigida por Stephen Fears y que como pocas definen la contradictoria personalidad del coleccionista de discos. El film es la adaptación de la novela de Nick Hornby. Para quienes quizás hayan visto la película pero no se hayan atrevido con el libro, les comentaré que algunos de los momentos más importantes fueron eliminados en el film, desconozco si estos fueron recortados en la sala de montaje o si sencillamente se suprimieron cuando se escribió el guión. Les dejo aquí, uno de aquellos momentos estelares de la novela y que en sí mismo concentran la esencia del protagonista.
Quienes ya hayan visto el film, recordarán que Rob es un treintañero coleccionista de discos, pues bien en uno de los capítulos es llamado por una mujer comentándole que tiene una gran colección de discos para vender, Rob acude a la casa de la citada mujer y una vez entra en la habitación donde se encuentran todos los discos cree ver el paraíso, grandes cantidades de vinilos acumulados, todos ellos de un incalculable valor, la mujer le comenta a Rob, que le diga cuanto puede valer aquella colección, a lo que Rob responde que no tiene precio, así pues la supuesta propietaria de la colección le comenta que es suya por una cantidad insignificante de dinero, que los discos no son suyos sino de su marido, que le ha puesto los cuernos con una jovencita española y quiere malvender la colección de toda una vida para así poder vengarse. Rob no lo acepta, le pide que le regale un disco que sostenía entre las manos y decide marchar de la casa. Si intento leer la mente del protagonista podría entender que conseguir aquella importante colección de discos sin que supusiera ningún esfuerzo, no generaría la reacción química que les comentaba al principio del post. Seguramente, si ustedes también son coleccionistas de discos lo entenderán.
Por cierto, finalmente la famosa lista de canciones que Rob se pasa comentando durante la película, tampoco fue incluida en el montaje final, para aquellos que no hayan leído el libro les diré que la mejor canción para Rob era "Janice Jones" de The Clash. Espero no equivocarme, todo esto se lo cuento de memoria y hace unos pocos años que leí el libro.

LA REVISTA ESTÚPIDA

LA REVISTA ESTÚPIDA Yo fui uno de los muchos pringados que se compraron el número uno de la revista Rolling Stone, nunca antes la había leído, pero sabía que por allí habían pasado firmas míticas como la de Hunter S.Thompson y eso para mí le daba un caché impresionante ya que me creí que era el novamás del periodismo musical. No lo dudé dos veces, pese a dedicarle la portada a Alejandro Sanz, agarré el ejemplar y solté las doscientas y pico pelas que indicaba en la portada, me marché con la revista a casa y ávido de nuevos conocimientos comencé a repasarla de arriba abajo. Mi decepción fue mayúscula cuando comprobé que nada de lo que yo pensaba que era aquella revista aparecía reflejado en el ejemplar que yo sostenía entre las manos; todos los músicos (por llamarlos de alguna manera) que aparecían en las planas interiores eran los mismos que sonaban en cualquier emisora comercial, a pesar de ello entre tontería y tontería aparecía un artículo de Diego Manrique, y es que yo a este hombre le tengo mucho respeto y me leo todo aquello que publica, ya le dedique el artículo a Frank Zappa o a Shakira, siempre resulta lúcido e interesante lo que escribe, otra cosa es que aquel personaje sobre el que escribe no resulte interesante. A pesar de esto, desde el primer número deduje que no merecía la pena pagar ni una peseta por aquella revista que lo único que hacía era seguirle el juego a la industria, pero como el hombre es el único animal... ya me entienden, seguí comprando los siguientes ejemplares, en las portadas aparecían Mónica Naranjo, Ricky Martin y demás figuras de la música de masas pero yo no sé por qué, seguía queriendo ver entre páginas a Hunter S.Thompson. Necesité todo un año para reconocer que aquella revista era una mierdapinchadaenunpalo y dejé de comprarla, escondiendo todos los ejemplares (no los tiré porque yo soy muy fetichista y me da mucha pena tirar las cosas) para que ningún amigo supiese que me había comprado semejante publicación. A pesar de todo esta mañana he ido a comprar el diario y me he encontrado con dicha revista, con la que, como ya les he contado, tiempo atrás vivimos un falso y vacío idilio. La portada no está mal, aparece el cantante de los Coldplay, en una foto más propia de púberes quinceañeras que del treintañero que la estaba sosteniendo, entre los personajes que se destacan como colaboradores de la revista están Bowie, Beck y Keith Richards entre otros, por lo que la curiosidad ha sido más fuerte que mi rencor y he decidido agenciarmela junto con el diario. Después de abrirla he comprobado que efectivamente escriben los autores que aparecen en la portada, por lo que esta vez no me han tomado el pelo. Por lo visto, el reportaje en cuestión se trata de repasar cien artistas importantes del Rock, de la mano de otros artistas importantes también; de manera que Bowie dedica todo un artículo a escribir sobre Nine Inch Nails, Dave Navarro a Black Sabbath o Beck a Hank Williams y así sucesivamente, ya que esta es la segunda entrega, la primera apareció en el número anterior y mecagüenlaleche, yo no me enteré, porque aparecen perlas como Lou Reed ecribiendo sobre David Bowie o The Edge sobre The Clash, lo mejor no son sólo los artículos publicados, sino también las ilustraciones que se les dedican a los artistas, todas ellas realizadas por un dibujante diferente, entre ellos Tim Bower o Charles Miller.
Por cierto, me he comprado un teléfono móvil, yo era la única persona en este país que todavía no tenía un maldito aparato de esos... mañana les cuento.

MICROSURCOS

MICROSURCOS Creo que fui una de las primeras personas que se apuntaron a sustituir los viejos discos de vinilo por los nuevos y flamantes CD's, arrinconé mi tocadiscos y en un alarde de modernidad me sumí a comprar de nuevo muchas de las obras que ya tenia en vinilo pero en el nuevo formato, solo veía ventajas, no tenia que darle la vuelta al disco para escuchar la cara B, no se rayaba por lo que duraba mucho más tiempo, ocupaba menos espacio e incluso me lo podía llevar dentro de un discman para seguir escuchando mis grupos favoritos y hasta el sonido era más limpio. Con el tiempo he ido acumulando una considerable colección de CD's, pero llegó un día que lo empecé a ver todo de distinta manera, me parecía que me habían vendido la moto y que sentía una cierta nostalgia por aquellos viejos discos de vinilo que aún conservaba pero que ya no sonaban en casa. Quizás fuese por que la piratería devaluó el formato CD, por cuatro céntimos podías grabarte los discos y cuando sonaban no se notaba la diferencia entre el original y la copia, pero por otro lado empecé a echar en falta el formato grandote del disco de vinilo, las carátulas troqueladas o desplegadles nunca han sido ni siquiera asemejadas por los diseñadores de carátulas para CD's y también el ritual de poner un disco, desenfundarlo con cuidado, encajarlo en el tocadiscos, pincharlo y poder ver como daba vueltas aquello que sonaba. Pues bien debido a todo esto me hice con un buen tocadiscos que enchufé al equipo de música y he vuelto a comprar discos de vinilo ya que ahora el CD lo veo como algo sin valor, si algo lo quiero en CD me lo gravo y santas pascuas, si por el contrario el grupo me gusta bastante intento buscarlo en vinilo, por que ahí entra otro problema y es que no todo o más bien muy poco aparece editado en vinilo, por eso celebro iniciativas como la de FNAC de hacer llegar discos en este formato al gran público, sin necesidad de tenernos que refugiar en tiendas especializadas. Hace poco leí en una entrevista que le hacían a Enrique Bunbury, decía que para acabar con la piratería se tendría que volver a editar la música tan sólo en discos de vinilo, Bunbury acostumbra a tener ideas de bombero como esta, pero la verdad es que no estaría nada mal la apuesta.
Ya que el post de hoy ha caído en manos de la nostalgia musical, les dejo aquí una lista de mis discos favoritos, que apareció no hace mucho de entre un libro del instituto, según mis cálculos, la lista debe de tener unos 18 años, por lo que hoy evidentemente la cambiaria toda de principio a fin.

1- World wide life (Scorpions)
2- Tubular bells (Mike Oldfield)
3- Crime of the century (Supertramp)
4- A night at the opera (Queen)
5- Alchemy (Dire Straits)
6- Private Dancer (Tina Turner)
7- Raise your fist and yell (Alice Cooper)
8- The power and the Glory (Saxon
9- Crises (Mike Oldfield)
10- 5150 (Van Halen)

La lista la he vuelto a guardar en el mismo libro, esperando que me reencuentre con ella en el tiempo, como cuando guardas una chaqueta en el armario por que llega el calorcillo y en los bolsillos dejas tickets de compra o alguna anotación, esperando ser redescubiertas en el invierno siguiente.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

ESPERANDO UN ECLIPSE ME QUEDARÉ

ESPERANDO UN ECLIPSE ME QUEDARÉ Hubo un tiempo en el que todas las máquinas del mundo se movían mediante sencillos mecanismos de palancas y engranajes, si las destapabas, podías ver sus tripas y comprobar la subordinación de unos ejes respecto a otros y con un poco de imaginación, entender por que se movían aquellos aparatos. La Olivetti era la reina de las letras y casi todos teníamos una en cada casa, las Letteras se aposentaban en los escritorios de las habitaciones y podíamos deducir el estatus social del prójimo dependiendo de la numeración que siguiera a Lettera, cuanto más alto, mayor estatus social, por que indicaba que valía más dinero, incluso las había que escribían en dos colores, rojo y negro, bastaba con accionar una palanca para hacer resaltar aquello que nos resultaba más importante. Todo lo que nos rodeaba nos resultaba tan evidente que tenia que ser movido mediante engranajes que incluso predecíamos el futuro con robots de hojalata, a los que un mecánico tenia que socorrer constantemente, engrasando sus articulaciones con una aceitera. Hoy a eso le llamamos retrofuturismo, que no deja de ser una palabra bonita para enseñar algo que quiso ser pero que nunca fué. En ese tiempo en el que todo era mecánico, nos deslumbramos el día que descubrimos que unas aparatosas máquinas que se llamaban videos, podían llevarnos las películas del cine al salón de nuestras casas, y que además podíamos grabar aquellos programas que aparecían en televisión, fue entonces cuando descubrí uno de mis principales divertimentos en mi época de plena revolución hormonal, grabar video clips de la tele, eso que ahora nos parece tan vulgar, hace unos años resultaba una tarea casi imposible, pues no existían ni canales especializados, ni toda la oferta que encontramos hoy en las tiendas, por lo que tenia que estar siempre alerta por si entre un programa y otro, colocarían un video clip que pudiera interesarme, así que siempre tenia una cinta preparada y el dedo índice pegada en el botón de grabación del mando a distancia, incluso instaba a mi madre para que me grabase aquellos videos que me pudiesen interesar. Con el tiempo conseguí completar varias cintas de VHS, todas ellas llenitas de fantástico material audiovisual, que era la envidia de cualquier amigo. Toda esta historia, vacía y innecesaria por otra parte, se la explico, por que ayer cayó en mis manos un DVD con actuaciones en directo y video clips de Radio Futura, disfruté como un perro en celo pues considero que Radio Futura a sido una de las mejores formaciones que han existido en este país, pues a lo que iba, que gracias a mi bagaje en los tiempos analógicos del VHS, pude recordar otrora había grabado un videoclip de David Bowie, en concreto se trataba de "Ashes To Ashes" un video enigmático y raro, pero que gracias al poso que dejó en mi memoria el citado video he podido comprobar los paralelismos existentes entre el clip de Bowie y el clip de "La Estatua Del Jardín Botánico" de Radio Futura, ambos se parecen, de manera que he evidenciado que Auserón y compañía se sintieron influenciados por la figura de Bowie. También aparecía Santiago Auserón con el pelo teñido y vestido al igual que Lou Reed en "Transformer". Fue muy divertido. Tengo ganas de volver a ver el DVD de Radio Futura.

LIVE FAST, DIE YOUNG

LIVE FAST, DIE YOUNG Les dejo, así a contratiempo y para dejar constancia, este post con motivo del 25 aniversario dela muerte de Ian Curtis, cantante de Joy Division, una de las formaciones britanicas más influyentes, que con tan sólo un par de discos editados en vida de Curtis, consiguieron crear toda una leyenda. Ian Curtis en sí mismo se convirtió en leyenda en el momento que murió un 18 de mayo de 1980, al igual que otros músicos más contemporaneos como Cobain. Influenciado por la corriente punk de la época y por Bowie, y es que Bowie lo inventó casi todo, el rock no seria igual sin su legado, abajo los Beatles!!!, Bowie y Mozart son los músicos más importantes de la historia, bueno a lo que iba, Curtis deslumbró a todos con sus composiciones oscuras y su puesta en escena. Ian Curtis padecía epilepsia, la cual se le acrecentaba sobre el escenario debido a los focos, el mismo bailaba sobre el escenario como ti estubiese padeciendo en esos momentos un ataque epiléptico, de tal manera que en muchas ocasiones sus compañeros no sabian si estaba bailando o verdaderamente estaba padeciendo un ataque, ya que en alguna ocasión, tubo que ser atendido en el escenario por producirsele tales ataques, algo que relataba perfectamente Michael Winterbottom en su película "24 hour party people". Una tarde de hoy hace 25 años, justo antes de empezar la que sería su primera gira norteamericana, Curtis estubo mirando una película de Werner Herzog, escuchó un disco de Iggy Pop, escribió una carta y decidió poner fin a su vida suicidandose y creando de esta manera su eyenda. El resto de la formación decidió seguir adelante y se convirtieron en "New Order". Si quieren saber más, pásense por aquí.

ROCK DREAMS

ROCK DREAMS Permítanme que hoy les hable de una de las últimas adquisiciones que he incorporado a mi biblioteca, se trata del libro Rock Dreams, una obra rellenita de ilustraciones de Guy Peellabert, para los no asiduos a la parroquia del Rock and Roll, les indicaré que pueden encontrar sus obras plasmadas en portadas de clásicos como el “Diamond Dogs” de Bowie o “It’s only Rock n’ Roll” de los Stones. El libro, que debería leerse mientras se pincha un disco de vinilo, es todo un homenaje del autor al mundo del Rock. Por allí pululan buena parte de los más grandes, mostrados en situaciones comunes, haciéndonos ver a unos personajes de carne y hueso, que comen y respiran igual que usted y yo, y muy lejos de las figuras idolatradas que estamos acostumbrados a observar. Me resulta de lo más divertido poder ver a The Rolling Stones en medio de una bacanal de sexo, alcohol y comida, seguramente inspirada en la grabación del “Exile On Main Street”, a un Bob Dylan endiosado y solo en el asiento trasero de una limusina que supuestamente se está moviento por New York, “Simon & Garfunkel” atrapados en un vagón de metro en medio de la multitud o a Alice Cooper vestido como un vulgar oficinista, rodeado de carteles en los que aparece él mismo en sus propios shows como el personaje que allí escenifica. Por otro lado, me intrigan otras imágenes, como la que les ilustra este post, en la que aparece Janis Joplin, sola y abandonada en el rincón de una fría habitación de hotel, intuyo que pocos momentos después de morir de una sobredosis, o un decadente Jim Morrison abriendo el grifo de la bañera en la que poco después moriría. Pero por encima de todas estas obras aquí recopiladas hay una que me fascina, la que cierra, imagino que no de manera gratuita, este libro, se trata de Frank Sinatra que aparece detrás de una sombra negra y con una sola frase que reseña la obra: “...hope I die before I get old”.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres