Blogia
muchorusoenrusia

comics

SUPERMARIONATION

SUPERMARIONATION Aquí me tienen, descompuesto y dolorido, el fin de semana fue bastante más agotador de lo que pude predecir, sábado y domingo dando tumbos por Barcelona, camino del Saló del Cómic y como podía ser previsible, la apuesta de llevar a M. fue de lo más agotadora. Era de esperar, con tan sólo ocho meses el tumulto no es que sea su terapia más relajante así que se pasó sábado y domingo en mis brazos, mientras yo me dedicaba a husmear de un estand a otro, llegó un momento en el que los vendedores me conocían, no por mi cara, sino por que M. les levantaba la mano a su paso. No esperen que les haga una crónica de lo acontecido allí, ya que de ver poco pude ver, pero tampoco les diré que me lo pasé mal, en absoluto, C. consiguió que Ott me firmara uno de sus libros, al igual que König, cuando tenga las fotos las colgaré en el blog para un mayor alarde de narcisismo. Las exposiciones no estuvieron nada mal, en especial la dedicada a Horacio Altuna, muy bien ambientada y con todos aquellos originales colgando de las paredes, daban ganas de salir corriendo a comprar todos los cómics del autor porteño. Al fin y al cabo ver las exposiciones de los autores y conocer a algún artista en persona resulta lo más interesante, ya que las novedades se encuentran prácticamente al mismo tiempo en cualquier librería cercana a casa y para conseguir ejemplares antiguos y descatalogados ya está internet.
Resignado por las poca rienda suelta que le pude dar a las compras compulsivas de tebeos durante el fin de semana, me acerque a mi kiosco de cabecera y descubrí a que acababan de editar la colección completa de los Thunderbirds en DVD, olvídense de la película que se estrenó hace pocos años, me refiero a la mítica serie que Gerry Anderson creó para televisión en 1965, así que sin dudarlo me abalancé al interior de la librería y con la excusa de que era para M. adquirí el primer ejemplar, que como siempre ocurre en estos casos viene acompañado del segundo volumen por el mismo precio, así que salí de la librería más contento que unas pascuas, con mis dos DVD's, dispuesto a disfrutar de las marionetas del espacio, de las que para serles sincero nunca había visto un episodio completo. Lástima que la pista de versión original no esté subtitulada, por lo que tengo que escucharlo en castellano pero casi que me hace más gracia pues el doblaje tiene acento sudamericano, como en los antiguos dibujos de Hanna Barbera. No se lo piensen más, corran al kiosco y cómprenselos, total sólo cuestan 6,99, se me toman un cubata menos el fin de semana y tan contentos.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

LA TERNURA DEL MONSTRUO

LA TERNURA DEL MONSTRUO Ayer me compré el DVD de Hellboy, nada de la edición especial de nosecuantos discos e infinidad de extras, me hice con la edición básica de alquiler, que un videoclub cercano a casa vendía por siete euros, total, esta edición no está nada mal, cuenta con unos pocos extras que pese a todo sé que no tendré tiempo de ver, de todas manera y debido a la ilusión que me hacia mi nuevo fetiche, después de cenar empecé a ver la película y me enganchó desde los primeros minutos, a pesar de todo tuve que dejarla después de treinta minutos, ya que habíamos llevado tarde a dormir a M. y el sueño empezaba a cerrar mis ojos. De todas maneras espero continuar hoy con ella. Este es un buen ejemplo de como llevar un cómic a la pantalla respetando la esencia del mismo, y eso que les he de reconocer que nunca me han gustado mucho los comics de Hellboy, básicamente por la ilustración de Mike Mignola que no me acaba de entrar. Ya que les saco el tema de los tebeos y estoy empezando a calentar los motores para acercarme este fin de semana al Salón Del Cómic de Barcelona, les diré que espero poder coincidir con Bernie Wrightson, uno de mis autores favoritos, y así pedirle que me firme y a ser posible me haga alguna ilustración en algún cómic que me llevaré. La obra de Wrightson, la conocí gracias a Creepy, era uno de los dibujantes más cotizados de la revista junto con Richard Corben. De toda su obra, sin dudarlo dos veces me quedaría con "Feria de monstruos" una obra de arte del cómic de terror que fue guionizada por Bruce Jones, dos de los mejores artistas de la época juntos para parir esta tremenda obra que era todo un homenaje a la película "Freaks" de Tod Browning, a la par otra de mis películas favoritas, que grabé por casualidad hace muchos años en televisión y que me dejó prendido, sin duda la mejor obra de Browning y que hace poco una distribuidora la editó en DVD, para mayor deleite mío. Fíjense que no sé por qué pero tengo esta especial debilidad por los monstruos y las películas de terror, desde que no levantaba dos palmos del suelo, incluso recuerdo que tenia una goma de borrar en forma de clavera que la llevaba siempre al colegio pero que no utilizaba para no gastarla y que finalmente perdí, una pena. Ya que en el post de hoy me he dedicado a flirtear con los monstruos, les dejo los liks de unas pocas páginas que harán disfrutar de lo lindo a cualquier aficionado. Si se pasan por aquí entrarán en una web en la que aparecen varias galerías de ilustraciones con un denominador común, el horror. En esta otra, encontrarán unas cuantas fotografiás de Joel Peter Witkin el fotógrafo de lo macabro, con unas fotografías que rezuman terror y poesía a partes iguales y esta que está dedicada a toda una serie de personajes reales que fueron exhibidos por ferias y circos a principios del siglo pasado. Repito, escalofriante y poético.

LA DOBLE MORAL

LA DOBLE MORAL Cada vez estoy más convencido de que mi cerebro funciona igual que si fuese un ordenador, vamos que me equiparo a cualquier máquina barata de esas que en cuatro días han decidido conquistar el mundo, tan sólo me diferencio en que utilizo conexiones neuronales en vez de circuitos de silicio, por un lado soy capaz de memorizar una gran cantidad de datos, de manera que puedo soltar de un tirón la filmografía de cualquier actor o director de cine que a mí me guste, o deducir en que álbum aparecía según que canción, por lo que deduzco que según mi equiparación con los ordenadores debería de tener un disco duro con bastante capacidad de almacenamiento, pero por otro lado soy incapaz de recordar que cené ayer, que día es el aniversario de alguien o cual es el camino correcto para ir a algún sitio que visité, quizás, el día anterior ya que sin duda se me habrá olvidado, por lo que siguiendo con mi equiparación hombre-máquina seguramente tengo muy poca memoria RAM. En el fondo no lo llevo mal, me he acostumbrado y quienes me rodean saben de este defecto recordándome lo despistado que soy. Fruto de esta capacidad para almacenar datos y situaciones vividas es que recuerdo cuando empecé a juntar letras y darme cuenta que estaba aprendiendo a leer, incluso les podría decir el lugar donde esto sucedió pero no viene al caso. También recuerdo que esta unión de letras se hizo frente a las páginas de un tebeo, por lo que siempre digo, muy orgulloso, que aprendí a leer con los cómics, se trataba de un cómic de Bruguera, y fruto de esa pasión por el séptimo arte es motivo que hoy en día continuo comprando y leyendo cómics. Quizás sea por eso que intente que M. siga por mi mismo camino, seguramente recordarán la canción: "(...) nos empeñamos en dirigir sus vidas sin saber el oficio y sin vocación (...)" pues nada, que hemos decidido que le empezaríamos a comprar su primera colección de cómics, y que mejor manera que elegir los títulos que consideráramos más interesantes de la colección que publica durante estos meses el diario El País, por allí están algunos de los grandes autores que he seguido desde pequeño, Eisner, Moebius, Hugo Pratt... pero hace pocos días C. me comentó que la colección tenia que haber llegado un poco más lejos y haberse adentrado en el cómic underground, publicando "Mr. Natural" de Crumb y "Ghost World" de Daniel Clowes, el primero finalmente no fue incluido en la colección por que aparecía una mujer con una flor en el culo ¿...? y el segundo por que aparecía la palabra "puta" en uno de los diálogos. Ante todo esto yo me hago la siguiente pregunta: ¿por que existe este tipo de censura sumerjida respecto a los cómics? ¿Acaso censurarían también los diálogos de una obra de Henry Miller o de Bukowsky? pues bien, esta es la doble moral de un diario que pretende ser de izquierdas.

EL HOMBRE QUE OLFATEABA LOS LIBROS

EL HOMBRE QUE OLFATEABA LOS LIBROS Se me acumulan las ideas en la cabeza, pero se me acumulan de manera desordenada, inconexa entre ellas de manera que me encuentro con muchas cosas que contar pero ninguna que explicar, así que me siento frente a la pantalla y me dejo llevar por un ejercicio de escritura compulsiva. O sea, que en el post de hoy prometo aburrirles y si no quieren pasar por este trauma, se pasan por aquí, y por lo menos se dan unas pocas risas, que tal y como está el panorama de noticias, mejor es ahogar las penas del mundo con unas pocas carcajadas, y es que la noticia de la red de pedófilos que han detenido y que actuaban por internet, me ha dejado sin aliento. Esta mañana ha caído en mis manos una revista de esas de hombres, nada que ver con aquellas revistas que había hace años en las peluquerías masculinas, no se trata del “Lib”, ni del “Ratos De Cama”, ni de otras revistas pajilleras de la época, hoy las revistas para hombres son muy chic, quizás algo como lo que es Cosmopolitan pero en versión masculina. Me la ha traído J. al trabajo, quizás para hacer la gracia, pero yo me la he repasado y me he quedado estupefacto, por que si las lecturas pajilleras del hombre de hace unos años eran bastante primarias, ahora son revistas para gilipollas, ya me entienden si han tenido la desgracia de encontrarse con algún ejemplar de los que les estoy hablando y me tienen amenos dos dedos de frente sabrán lo que les digo. El ejemplar que he estado repasando se trata de un publicación llamada Maxim, y en ella me he encontrado con fétidos reportajes al estilo de: Cómo escaparse de una cárcel, cómo echar un polvo en el espacio, como cuidar los músculos e incluso todo un reportaje de cómo coser un botón (no me lo invento) eso sí, con un montón de páginas en las que aparecen tías buenorras en bikini, por que de pelo nada, que es politicamente incorrecto, mucho sexo pero a la hora de la verdad no enseñan nada, y entre reportaje y reportaje, publicidad de colonias para hombres, modelitos de diseñadores y relojes de precios astronómicos, ideal para todo metrosexual... gilisexual que se precie. Yo, antes que parecerme a estos individuos prefiero oler a humo y refrito de calamares y callos, esta noche pienso ducharme con aceite Motul, no valla a ser que me confundan.
El día, me lo alegró ayer C. cuando me trajo, la nueva obra de Thomas Ott, “Cinema Panocticum”, me la comí con los ojos, (a C. y a la obra que me acababa de regalar) y después de releerla, la olfateé cual perro de presa, por que a mí los libros me gusta olerlos, y si pudiera me los zampaba. Ott es uno de los mejores autores de comic que hay en la actualidad (ahí queda eso) y además la obra es una edición limitada de tan solo 500 ejemplares. A Ott lo tendremos en el inminente salón del Cómic de Barcelona, firmando sus álbumes, por lo que espero con impaciencia que me pueda dejar su rúbrica plasmada en el álbum para la eternidad. Para decorarles el post, les dejo un dibujillo de Ott.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

LA PRESENCIA ULTERIOR

LA PRESENCIA ULTERIOR Ayer, mientras caminaba por la calle, ví a un chaval que estaba leyendo algo, no sabia si se trataba de un libro, una revista o que era aquello que tenia entre las manos, el caso es que se trataba de papel y yo que para estas cosas soy muy entrometido y siempre que veo a alguien que está leyendo algo necesito saber que es, me agarrapaté a la espalda del chaval para robarle un retazo de su intimidad y saber de esta manera que leía con tanta afición ya que lo hacia mientras caminaba, mi sorpresa fue cuando descubrí que se trataba de una revista en la que recientemente me habían publicado una crítica de cine, me puse un tanto nervioso pero el nerviosismo que se intensificó cuando descubrí que el chaval estaba absorbiendo la sección de cine y concretamente la crítica que yo había escrito, esto me provocó un sudor frío por la espalda, acompañado por un pequeño tembleque en las piernas, por que aunque no se lo crean, a mí esto de que me lean me da mucha vergüenza, aunque esto mismo contradiga la esencia misma de publicar un blog ya que resulta de todo menos intimo, ya que siempre que me miro las visitas a la página y veo que se disparan (por motivos que desconozco) un poco más de lo normal comienzo a cuestionarme con estupideces inquisitorias y vuelvo siempre a repasar los últimos posts para comprobar si está bien escritos o me he dejado algo o hay demasiadas faltas ortográficas, aunque finalmente casi siempre los dejo tal y como están por que si no me da la sensación que estoy traicionando al momento en que lo publiqué, si salió así, ya sea mal o bien es por que no podía ser de otra manera y cualquier alteración sería una pequeña traición llegada del futuro... ya me estoy liando, bien a lo que iba, cuando comprobé que el chaval estaba leyendo mi crítica de cine, se me ocurrieron dos cosas, la primera y más impulsiva era acercarme a el y decirle que no leyera aquello, que yo conocía al autor y se trataba de un tipo muy borde y malcarado con el que no valía la pena perder el tiempo. La segunda era la más sencilla, pasar por su lado, como si nada pero acercándome un poco y desviar la mirada como si quisiera llevarme a casa aquel momento, por que en el fondo aquello me hacia ilusión y me divertía, estaban leyendo a un desconocido y este pasaba por al lado... últimamente me lío más que la pata de una cabra, oigan, si les aburro cierren el navegador, cambien de página o márchense a mirar la tele o a dar saltos por la montaña, pero no me lo digan.
Finalmente me decidí por la segunda opción.

GUARRILUXE

GUARRILUXE Uno de los principales problemas de comprar por internet, es el tiempo que tarda en llegar a mis manos el producto solicitado. Ya sea por culpa del servicio de correos o bien por la ineptitud de la tienda a la que se encarga de servirlo. Pues así me encuentro yo ahora, en tiempo de espera. Hace ya casi 4 semanas que me pedí dos completísimas ediciones en DVD, "Hasta que llegó su hora", ese totémico western de Sergio Leone y "El sentido de la vida", ambas en unas exquisitas ediciones dobles, cargadísimas de extras, que pese a saber que no miraré nunca por falta de tiempo, me hacen una ilusión tremenda. Y así estoy, esperando y desesperando. Y la verdad es que no escarmiento por que algo así me pasó en el anterior pedido que realicé, el libro Chinese propaganda posters un lujoso volumen lleno de carteles de propaganda política de la época de la Revolución Cultural de Mao y es que a mi esto de los carteles de propaganda política me provoca una seria secreción salival. Pues a lo que iba, durante la espera del citado libro me dediqué a mirarlo virtualmente desde la página de la editorial Taschen y mientras me deleitaba con las reproducciones que veía en la pantalla de mi ordenador descubrí el libro de un personaje que lleva tiempo haciéndome tilín el libro en cuestión es Terryworld del fotógrafo norteamericano Terry Richardson uno de los fotógrafos de moda y más solicitados y que a mí en el fondo me tiene el corazón “partío” que no roto, vamos, que me lo tiene dividido en dos ya que por un lado veo que el personaje es un pintas con más cara que espalda y por otro pienso que es eso mismo lo que le hace grande. Para empezar Richardson no deja de ser un tipo corriente como cualquier hijo de vecino, que hace fotos con una cámara compacta y automática a las colegas del barrio y a famosetes en pelotas. Pero que para más inri tiene un ojo gandul que le impide enfocar bien el objetivo. La cuestión es que importantes marcas cómo Guzzi se lo disputan. Quizás por eso mismo Cartier-Bresson o Helmut Newton fenecieran el año pasado, seguramente se enteraron del éxito de Richardson y pensaron – Antes muertos que sencillos!.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres